Facebook

domingo, 25 de diciembre de 2016

Una felicitación peculiar...

Almudena Grandes en la Ser la publica y yo la suscribo,..... momentos de reflexión.

Feliz Navidad

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra, paz a los hombres de buena voluntad. Quienes conmemoran cada 25 de diciembre el nacimiento de su dios, propósito que no por incomprensible deja de parecerme respetable, que no se den por aludidos, por favor. Pero este año me gustaría darle la vuelta a la frase con la que, según San Lucas, un coro de ángeles anunció a los pastores el nacimiento de Jesús. Quiero abrazar a los hombres, y por supuesto a las mujeres, que en estas fechas sucumben a una voluntad malísima, que no les queda más remedio que tragarse y así se vuelve todavía peor.
A quienes se encierran en el baño para que no les vean llorar, a su edad, a las personas queridas que ya no están, a quienes sólo pretenden comprar 150 gramos de jamón de York y se encuentran con un popurrí de villancicos, a quienes no soportan la hipocresía social de una celebración vacía de significado, a quienes tienen malos pensamientos cuando pisan un centro comercial, a quienes se rebelan ante el sinsentido de comprar y comprar, gastar y gastar porque sí, a quienes sienten que el espumillón les produce urticaria, a quienes consideran que palabras como paz y amor son demasiado grandes, demasiado valiosas como para ir por ahí, diciéndolas sin ton ni son, a quienes no saben por qué felicitan a sus conocidos cuando les desean felices fiestas, a quienes se indignan a solas, ante el televisor, al ver el anuncio de Apple en el que Frankenstein es bueno y canta.
A todos ellos y a todas ellas, mis semejantes, mis hermanos, paz en esta tierra. Porque nos la merecemos más que nadie.